Luchando por la dignidad (Version02)

Mientras la mayoría de nosotros hemos visto o veremos crecer sanos a nuestros hijos, celebrando cada etapa que superan (ya toma el pecho, ya bebe el biberón, ahora come solo, ahora empieza a hablar, ya anda, ya corre, ya va al baño, ya juega, ya va al colegio, ya tiene amigos…) otros se dejarán jirones de tiempo, de descanso, de dinero, de ocio o de trabajo por conseguir celebrar pequeñísimas conquistas vitales: Fijar la cabeza. Distinguir el entorno. Ser capaz de comunicar una emoción. Dar un paso. Quizás hablar. Necesariamente, entonces, los anhelos de uno pasan a un segundo plano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies