ETERNI

Para intentar recuperarme de la muerte de mi hermano debido a una rara enfermedad cerebral, viajo a un extremo del planeta. Solo, en la cima de una montaña y al borde de un abismo, en fin, encuentro un equilibrio entre la vida y la muerte. Dos años después, vuelvo a ese lugar y, subjetivamente, les digo que solo allí, en Tierra del Fuego, frío y exhausto, pude ver el rostro de mi hermano y experimentar un fragmento de consuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies